Diabetes y emociones

👋 Prueba el modo oscuro para lectura

Last update: 27 days ago
La diabetes emocional no existe, pues no existen diabéticos que lo sean tan solo por vivir situaciones estresantes. Sin embargo, sí existe una relación directa entre estrés y la subida de glucosa en sangre.

Cuando experimentamos emociones intensas, generalmente negativas, como un pico de estrés, ansiedad, angustia, inquietud o inestabilidad, nuestro organismo produce adrenalina y cortisol, que son sustancias que estimulan la glándula suprarrenal y aumentan el nivel de cortisol. Y cuando nuestro organismo detecta una subida de adrenalina y el cortisol, entiende que necesitaremos más energía, por lo que libera glucosa en sangre, y esto ocurre por igual a diabéticos que a personas que no sufren de esta enfermedad.

En el caso de los no diabéticos, este efecto colateral del estrés y la ansiedad no tiene mayor importancia, porque logran regular estos niveles de glucosa y mantenerlos en valores óptimos sin que la subida sea perceptible. Es decir, los no diabéticos no perciben la subida de glucosa, porque su organismo la metaboliza según se produce, se regula, y mantiene los valores habituales sin mayor problema.


Sin embargo, los diabéticos no logran regular esta subida de glucosa en sangre, y pese a que su origen no tiene que ver con la alimentación, experimentan los mismos síntomas que si la hubieran ingerido, pues los riesgos de este exceso de glucosa en sangre son los mismos.