Diabetes en niños

👋 Prueba el modo oscuro para lectura

Last update: 4 days ago

La diabetes infantil (Diabetes Mellitus Tipo 1) supone entre el 10 y el 15% del total de la diabetes y es la segunda enfermedad crónica más frecuente en la infancia.

Cómo debe ser la actitud de los padres
Cuando un hijo es diagnosticado de diabetes, los padres son los primeros que tienen que asumir la enfermedad y adaptarse a ella. No es sencillo: hay que asimilar que el niño tiene una afección crónica que va a condicionar toda su vida. Surgen muchas dudas y preocupaciones: ¿será un niño tan pequeñito capaz de afrontar la disciplina de una dieta estricta, de no poder comer dulces como sus compañeros o de inyectarse insulina a las horas indicadas?

Y, ya lo intuíamos, pero el último estudio llevado a cabo por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid lo corrobora: la actitud de los padres determina la capacidad de los hijos de adaptarse a la diabetes. Los niños muchas veces no entienden la utilidad de los tratamientos, ni comprenden las implicaciones de tener diabetes. Por eso, la idea que se hagan de la enfermedad va a depender, en su mayoría, de lo que le transmitan sus padres. No es lo mismo un entorno familiar en el que se habla de la enfermedad abiertamente que otro en el que se esconde, ni unos padres que transmitan miedo y pesimismo que otros que inspiren confianza y seguridad.

Según el estudio, estos comportamientos pueden afectar negativamente a la adaptación del niño a la diabetes:
Sobreprotección, tristeza o irritabilidad.

Sentimientos de culpa y rabia persistente frente al diagnóstico.

Dificultad para hablar de la enfermedad sin emocionarse.

Las emociones, tanto las positivas como las negativas, se contagian, y por eso el mejor acompañamiento para el niño con diabetes es el que se hace desde una actitud de cariño y de seguridad, según explican los autores del estudio.

Consejos prácticos para madres de niños con diabetes
Cuaderno o diario de control
Es recomendable que los padres y el niño con diabetes lleven a diario un control de sus actividades cotidianas, para medir aspectos como: nivel de insulina en la sangre, horarios de comida, actividades físicas.

Independencia y responsabilidad por su salud
Otórgale independencia a tu hijo, hazle responsable de su tratamiento y celebren juntos los avances en su salud. Psicólogos recomiendan que el niño asuma el control de sus niveles de azúcar en la sangre, aplicación de insulina y controles de comida de forma progresiva a partir de los 8 años de edad.

Horarios de comida para niños con diabetes
La persona con diabetes debe comer con regularidad para evitar episodios de hipoglicemia o hiperglicemia que podrían derivar en complicaciones de salud. Los pediatras especialistas en diabetes recomiendan consumir de 5 a 6 comidas diarias y administrar la insulina tras la ingesta de un plato balanceado que contenga los nutrientes necesarios.

Se recomienda el consumo de 1000 Kcal/día en niños. Sin embargo, solo el médico es quien puede determinar con precisión la dieta que debe seguir el niño de acuerdo a su estatura, peso, actividad física, para mantener controlados sus niveles de glucosa. La ingesta de carbohidratos y proteínas es fundamental.

Más verduras y frutas. Cero dulces
Las verduras (verdes y naranjas) son las grandes aliadas de tu hijo, al igual que las frutas. Enséñale a preferir una ensalada de frutas por sobre un trozo de pastel u otro alimento con alto contenido de azúcar. Prepara en casa platos con creatividad: merengadas de frutas que reemplacen a las gaseosas y siempre cuenta en tu refrigerio con estos “aliados”.

Los dulces son tentaciones en los que el niño podría caer, sin embargo, hazle consiente de los riesgos que implica.

Reducir el consumo de grasas saturadas
Toda la familia se podrá beneficiar de la dieta balanceada del niño con diabetes. En general, se trata de consumir alimentos sanos y a la hora. Como madre elige modos de cocción de alimentos al vapor, plancha, horno y reduce la ingesta de grasas saturadas en el hogar.

Selecciona carnes magras, aceites de oliva, pescados ricos en ácidos graso Omega-3.

Actividades físicas
El niño con diabetes puede, y está en la obligación, de realizar actividades físicas como cualquier niño de su edad. Hacer del ejercicio un hábito le traerá beneficios a largo plazo. Mira esta lista de actividades que podría realizar: la natación, la bicicleta, correr, el fútbol y otras actividades que demanden un esfuerzo físico adicional son recomendables. Sin embargo, antes de anotarlo en alguna actividad, consúltalo con su médico pediatra.

Evitar que los niños con diabetes ingieran:
Golosinas, miel edulcorantes artificiales

Los productos especiales para diabéticos ya que condicionan mentalmente al niño y algunos contienen grasas y azúcares.

Quesos grasos o madurados

Embutidos y charcutería

Grasas animales, manteca de cerdo, mantequilla

Gaseosas

Grandes cantidades de comida.

Cuenta siempre en la nevera del hogar con:
Frutas

Hortalizas

Vegetales

Carnes magras

Frutos secos

Panes y galletas integrales

Leche descremada, quesos frescos o para untar

Ponques o pasteles sin azúcar